.

Hip-Hop Venezolano: Vivir la música en una zona de guerra

El día a día de los músicos que están luchando con el alma por la música Hip-Hop en el país más peligroso del mundo.

Caracas es la ciudad más peligrosa del planeta: 27.000 homicidios por año, consecuencia de una profundización de la crisis política y humanitaria en la que el país lleva inmerso hace más de cuatro décadas, lo que mantiene actualmente los ojos del mundo a la expectativa de lo que pueda suceder.

Sin embargo, la capital de Venezuela está llena de Hip-Hop. Los jóvenes hacen su lista de reproducción con salsa, reggaetón, vallenato y rap. Las rimas de los artistas locales son la banda sonora de su compleja y arriesgada vida cotidiana, signada por las protestas contra la represión ejercida por las fuerzas del orden.

«Aquí no soy un artista ni un rapero, ni nada… Es muy diferente ser un rapero latinoamericano, que ser un rapero en los Estados Unidos». Dijo Arvei Angulo Rivas A.K.A «El Prieto» en una entrevista realizada en 2013. Es una de las figuras más emblemáticas del movimiento Hip-Hop venezolano.

Vive en el barrio de Petare, donde el ejército y la policía temen entrar. Las canciones de Prieto son himnos  que te hacen vivir el realismo de la violencia en Caracas. Parecen la cobertura en directo de una zona de guerra.

En su nuevo lanzamiento: «Prieto Gang. El Álbum » (2017), pueden apreciarse un sonido y  producción bastante sofisticados y muy cerca del rap americano.

Aquí pueden ver el video que se viralizó por su crudeza y fue el punto de inflexión en su carrera «Petare barrio de Pakistán».

Las reglas del barrio

Otro sobreviviente de las calles es Gustavo Ferrin, más conocido como «Rekesón» (o simplemente «Reke»). Una cinta de «Thriller» de Michael Jackson cambió su infancia y le sembró la curiosidad de escuchar artistas como M.C. Hammer, Kriss-Kross y Beastie Boys.

Las melodías lo hicieron lo que es hoy: un rapero apasionado que enfrenta la violencia en cada rincón, igual que tantos otros que se rigen por las reglas de los barrios.

En 2014 un rumor de su muerte en un accidente de coche incendió las redes sociales locales, pero él, a través de su cuenta de Facebook, dijo que todo era una broma de sus enemigos.

«La Mort du Christ» (2017) es el nuevo disco de este duro crítico de la violencia y la corrupción en Venezuela.

El videoclip del sencillo «Vida ilegal» es un retrato vivo de personajes fácilmente identificables con lo que sucede actualmente en su país.

El ADN de la música

Prieto y Rekesón solían ser un dúo llamado Guerrilla Seca. Después de la separación de la banda se convirtieron en rivales y ambos se niegan a bajar la guardia. Las batallas de letras entre ellos son agresivas y constantes. Canciones llenas de indirectas, amenazas y desafíos, disputándose el puesto de músico más malo y callejero.

Pero, en Venezuela, un país agresivo  y nervioso, esta guerra entre artistas es lo que menos importa en este momento.

Al igual que en las décadas de 1970 y 1980 en los EE.UU., cuando la gente solía mencionar a South Bronx (Costa Este) o Compton (Costa Oeste), significaba que se referían a localidades con una vida muy por debajo del estándar americano. La realidad en esos lugares violentos, llenos de pobreza y vicios, era muy diferente de lo que se mostraba en los medios de comunicación masivos.

En estos lugares marginales, algo notable ocurrió: artistas como Cool Herc, Afrika Bambata, Grandmaster Flash, NWA, Snoop Dog, Dr. Dre – y muchos MC’s, DJs, poetas y grafiteros – definieron una cultura que se ganó todo el respeto y la admiración del pueblo, que siente la cruda belleza de las historias que se desarrollan a través de este  sonido.

Por esta razón, el Hip-Hop domina hoy en todas las estaciones de radio y canales de video. Lo que sucedió o continúa ocurriendo en comunidades peligrosas y socialmente inestables alrededor del mundo, permanecen en forma y sustancia dentro del ADN de este estilo musical.  Convirtiéndolo en centro de polémicas y atención, pero que no deja de fascinar a los amantes del verbo duro y los ritmos pegadizos.

Comments

comments

Scroll to top