.

The Stone Roses: La banda que regresó por el trono del rock británico

Hablar de The Stone Roses, es hablar de una banda legendaria, icónica y demasiado influyente. Pero, ¿cómo es posible lograr tales términos con apenas dos discos en su haber? Para las nuevas generaciones podrían ser con facilidad unos completos desconocidos, pero lo que realmente desconocemos, es que más de la mitad del rock británico que escuchamos hoy en día, viene de los Stone Roses o tiene una influencia marcada por ellos.

Cometieron infinitos errores en su prematura trayectoria, pero a la vez, hicieron lo que toda banda de rock añora hacer desde que nacen: ser unos verdaderos rockstars influyentes.

Eran tan adelantados a su época, que no pudieron lidiar con tanta genialidad y los demonios del ego se salieron de control a tal punto, que en sus últimas presentaciones se les veía golpeándose en pleno escenario. Tanta genialidad, tanto poder de convocatoria, tanta voz que le dieron a una generación que quería ser escuchada, sencillamente se les fue de las manos. Sabemos que el ego juega papel importante en los músicos, pero si profundizamos otros detalles más específicos, también influyó lo mucho que se tardaron en sacar un segundo disco. Por si fuera poco, mandaron al demonio la disquera que los apoyó y lo hicieron casi que empezando su primera gira. Pero con todo y eso, definieron el probable mejor rock del planeta: el rock británico. Sin ellos, el sonido de UK sonaría diferente.

Su álbum debut fue el arranque de un movimiento, un verdadero revival para la música de su país que estaba dispuesto a dominar el mundo y no se veía desde The Beatles o The Rolling Stones. Por ello, The Stone Roses es más que un álbum debut sin igual, porque ese primer disco homónimo marca el inicio de una etapa en la historia de la música. Canciones impecables, propuesta indiscutible, toda una perfección para ser el primer larga duración de la banda.

Musicólogos The Stone Roses

A mediados y finales de los 80s, por primera vez en la historia, la música inglesa estaba perdiendo personalidad, sencillamente no tenían una bandera que seguir, era como un barco sin capitán, pero sobre todo, faltaba una gran banda con un discurso real. The Stone Roses es un concepto que no sólo representa música, también representa a miles de personas de una generación. Es un escape de libertad para millones de jóvenes que habían sido ignorados e incluso señalados por la sencilla razón de ser jóvenes que sólo querían ser escuchados. Este disco es increíble porque a partir de allí, la industria musical cambió para los años siguientes, todos querían sonar como The Stone Roses, todos querían manejar bandas como The Stone Roses y lo más importante, todos querían llegar a las masas como lo hizo The Stone Roses. Todo ese éxito que sembraron, fue cosechado y disfrutado por los monstruos británicos venideros: Blur y Oasis.

Si bien su música revolucionó el mercado musical, su estilo de vida fue a la par con sus canciones. Actitudes arrogantes y atractivas a la vez, como la de los hermanos Gallagher, Alex Turner, Robbie Williams o Damon Albarn, que créanlo o no, vienen de los Stones Roses. Ellos lo hicieron primero, así como la pretensión extrema de lanzar grandes discos súper producidos y llenar estadios todos los días. El rock británico es el único en el mundo donde sus intérpretes son profetas en su tierra y si, los Stones Roses fueron quienes revivieron ese nacionalismo que por momentos parecía absurdo.

Sin ellos, la rivalidad musical más grande de los 90s no hubiera existido. The Stone Roses son influencia directa de dos grandes bandas que admiro y escucho constantemente: Blur y Oasis. Estos dos grandes del rock contemporáneo, de los cuales uno ya no existe, protagonizaron una batalla creativa que no tiene comparación, así como una constante pelea por lanzar buenas canciones, dando pie a clásicos perfectos y álbumes cada vez más geniales que hoy por hoy, son icónicos.

La destrucción o autodestrucción de los Stone Roses inició en 1989, año de lanzamiento de su primer disco, ya que al intentar renunciar a su disquera, Silvertone Records, cavaron su propia tumba. El sello los estaba presionando para sacar otro material lo antes posible, y al mismo tiempo no les estaba garantizando la distribución ni difusión que la banda necesitaba. Millones de europeos con hambre de nueva música, y Silvertone sencillamente no cumplió la demanda. Los demandaron para liberarse del contrato que los vinculaba pero todo salió mal. Se auto destruyeron, por las razones correctas.

El capítulo de la disquera solo desfavoreció a la banda porque el álbum pasó de ser un boom sin precedentes, al olvido. Pero lo crean o no, esto fue favorable para la industria, porque dejaron claro que para trascender hay que hacer mucho más que buenos acordes. Hay que pensar en la calidad, en la importancia de la distribución y difusión, en el negocio, en construir una marca y no una carrera musical solamente. Sin embargo hay miles de bandas que siguen sin entenderlo, porque nacen como promesas increíbles y mueren como principiantes.

Mientras en Manchester las cosas se ponían feas para The Stone Roses, lo mismo ocurría en Los Angeles con Guns & Roses. Slash, la figura de Guns, estaba cansado de Axl Rose y decidió buscar a Ian Brown (vocalista de los Stone Roses), para proponerle ser guitarrista de la banda luego de la horrible renuncia de Squire. Cuando nos referimos al Slash de los 90s, no hablamos del Slash que comparte escenario con Paulina Rubio, hablamos de una figura mediática indiscutible, famoso, influenciador, referente musical del rock, creador de los riff más emblemáticos de toda una década, todo un exitoso y sin olvidar lo virtuoso que es con las 6 cuerdas. A ese Slash, fue al que Ian Brown le dijo que no, ya que según él, no era digno de tocar las canciones de los Stone Roses.

Y el tiempo hizo su labor: Unir a The Stone Roses en la época indicada. A diferencia de otros reencuentros musicales, no se reunieron para hacer dinero o para revivir el sentimiento de gloria, los Roses se reconciliaron para hacer música otra vez, de hecho no están aceptando ofertas para tocar en vivo fácilmente, y se están tomando con mucha calma el lanzamiento de un nuevo material. Obsesivos y perfeccionistas como son, se alejaron de todo por varios meses para montar sus shows de reencuentro, y aseguraron en diferentes medios de difusión que no tienen pensado dar lástima ni vienen a enriquecer sus cuentas bancarias.

Después de su reencuentro hace algunos años, aún seguimos esperando ese tercer disco de los Stone Roses. Seamos pacientes. Seguramente valdrá la pena.

Musicólogos The Stone Roses

Comments

comments

Scroll to top