.

El britpop y The Smiths: disco por disco del mítico fenómeno

En cuanto a rock británico se refiere, muy pocas bandas han logrado capturar un sonido como el de The Smiths, quienes, en tan solo un lustro, sentaron las bases de lo que hoy en día catalogamos como indie e influenciaron a toda una generación, incluyéndome.

The Smiths es una de esas agrupaciones que me han recomendado incontables veces a lo largo de los años, y por obvias razones, pues las letras depresivas y literarias de Morrissey, junto con el trabajo rítmico y melodioso de Johnny Marr, Andy Rourke y Mike Joyce, define perfectamente mis gustos musicales.

Cuando Steven Morrissey (cantautor) y los ya mencionados Marr (guitarra), Rourke (bajo) y Joyce (batería) formaron The Smiths en el año 1982, el panorama musical británico se había vuelto un cliché en sí mismo, con un imperante new wave que se había convertido en un género que distaba mucho de sus raíces punk, ahora repleto de poses, sintetizadores, cajas de ritmos y muy poca originalidad. Es en medio de todo esto cuando el cuarteto oriundo de Manchester (Reino Unido) entra en escena para cambiar para siempre el curso del rock ‘n’ roll.

El día en que Moz y Marr se conocieran en un recital de Patti Smith, un vínculo entre ambos artistas se cimentó desde el primer momento en que cruzaron sus miradas, lo que llevaría a la formación de la mejor dupla de compositores desde Lennon/McCartney, ello gracias a la lírica autocompasiva de Morrissey, la cual se compaginaba a la perfección con la sensibilidad guitarrera de Johnny Marr, otorgando así un estilo con referencias que van desde el pop sesentero hasta el punk de la primera ola.

Poco después, tras sus primeros ensayos y maquetando sus novedosas composiciones, Andy Rourke se sumaría en el bajo, para ser acompañado por el percusionista Mike Joyce tiempo más tarde. De esta forma, la ya consolidada agrupación se encaminaría a elaborar su estética en directo, cuya ambigüedad simplista los convertiría en un fenómeno de culto.

The Smiths en directo desde el festival de Glastonbury en el verano de 1984.

Una vez el cuarteto asentara una legión de fanáticos que terminaría por trascender la barrera del tiempo, distintas casas de discos comenzarían a interesarse por lo que tenían que ofrecer, sin embargo, muchas de ellas, como EMI y la local Factory Records, los rechazarían sin miramientos, hasta que la independiente Rough Trade diera el fichaje decisivo con el grupo.

Comenzando las grabaciones de su primer larga duración y con la asistencia de John Porter en la producción luego de una poco fructífera colaboración con Troy Tate, Los Smiths encontraron su fórmula, la cual tomaba el indie pop como leitmotiv para darle un sentimiento lúgubre a canciones como Reel Around The Fountain, You’ve Got Everything Now, Pretty Girls Make Graves, The Hand That Rocks The Cradle y Suffer Little Children.

Hand In Glove, Still Ill, This Charming Man y What Difference Does It Make fueron los sencillos extraídos del álbum, cuya portada cuenta con el actor Joe Dallesandro en un fotograma de la película Flesh de Andy Warhol.

El álbum debut homónimo de la banda (Rough Trade) se lanzó en febrero de 1984 y enseguida se erigió como uno de los trabajos más representativos del rock británico y de la escena musical del momento. Muy a pesar de que el LP sea producto de los altibajos de su recortada producción, en esencia logra capturar el sonido en directo del grupo y la etapa en la que se encontraban como músicos, sirviendo como un documento musical donde Morrissey arremete contra la incomodidad social e insatisfacción sexual de la juventud mórbida de 1984, aquella a la que George Orwell dedicó una novela.

Durante aquel año, se editaron baladas como Heaven Knows I’m Miserable Now y William, It Was Really Nothing, los cuales impulsaron las ventas del LP hasta alcanzar el segundo lugar del UK Album Charts y cimentarían el fenómeno de The Smiths a mayor escala entre la prensa musical.

Debido a la gran demanda del público, la discográfica del cuarteto compilaría material re-grabado durante unas sesiones para la BBC Radio 1 y temas inéditos, como por nombrar These Things Take Time, How Soon Is Now, Handsome Devil, This Night Has Opened My Eyes y Please Please Please Let Me Get What I Want, para un inminente lanzamiento.

La icónica portada de este compilatorio presenta al desconocido Fabrice Colette retratado para la revista Libértion.

Hatful Of Hollow (Rough Trade), publicado en noviembre de 1984, es uno de los trabajos esenciales del grupo mancuniano debido a que dichas re-grabaciones de temas contenidos en su anterior disco superan con creces a las originales, y ello sumado a otras composiciones que no habían visto la luz del día hasta ese entonces, lo convierten en otra muestra de la genialidad de este cuarteto inglés.

Luego de todo este periodo, la banda se embarca enseguida en las grabaciones de su segundo álbum de estudio, para el cual, solamente contarían con la asistencia de Stephen Street, un novato ingeniero de sonido que terminaría por convertirse en uno de los productores más solicitados para la siguiente década…

En busca de un sonido mucho más oscuro y un sentimiento aún más político a su lírica, el tándem Morrissey/Marr saca a relucir un tour-de-force de composiciones como Rusholme Ruffians, I Want The One I Can’t Have, What She Said, Well I Wonder Meat Is Murder.

The Headmaster Ritual, Barbarism Begins At Home, Nowhere Fast y That Joke Isn’t Funny Anymore fueron los sencillos del álbum, el cual emplea una fotografía alterada de un joven marine en plena guerra de Vietnam como portada.

Meat Is Murder (Rough Trade), editado en febrero de 1985, es de los trabajos más soberbios e incisivos de Morrissey, Marr, Rourke y Joyce, gracias a un mayor esfuerzo colaborativo en el que la banda logra equilibrar las canciones del LP para otorgarle una cohesión palpable en su escucha. Todos estos atributos llevaron a convertirlo en el único no.1 de The Smiths en el UK Album Charts… Una declaración de principios en toda regla.

Durante el siguiente año, el grupo vivió desde un crecimiento exponencial de su popularidad en Reino Unido hasta una disputa con su sello disquero que inevitablemente terminaría por hacer mella en las relaciones internas dentro del cuarteto. Sin embargo, nada de esto los detuvo de emprender otra exitosa gira por Europa -la cual los llevó hasta países como España- y regresar elaborando uno de los álbumes más influyentes de todos los tiempos en el proceso…

Nuevamente producido de forma constructiva por Morrissey y Johnny Marr bajo la supervisión del ya mencionado Street, estas sesiones de grabación vieron a The Smiths alcanzar un punto álgido de creatividad en el que sus influencias dentro del rock ‘n’ roll fundamentaron las bases de un repertorio de canciones más refinadas pero con la misma intensidad sónica y carga emocional de siempre, como por destacar The Queen Is Dead, Frankly Mr. Shankly, I Know It’s Over, Cemetry Gates Vicar In A Tutu.

Bigmouth Strikes Again, There Is A Light That Never Goes Out y The Boy With The Thorn In His Side son los sencillos del álbum, cuya portada es representada por el actor francés Alain Delon en un fotograma del filme L’Insoumis.

The Queen Is Dead (Rough Trade), lanzado finalmente en junio de 1986, es la obra cumbre de The Smiths, y sin lugar a dudas, uno de los elepés más importantes en cuanto a rock británico se refiere, gracias a que contiene muchas de las canciones más populares de la agrupación, las cuales llevaron a este disco al no.2 de las listas de éxitos del Reino Unido y a convertir al cuarteto de Manchester en referentes a partir de entonces.

Muy a pesar de encontrarse en su mejor momento como artífices, las ya mencionadas relaciones internas dentro del seno de The Smiths mostraban claros indicios de preocupación, desde la expulsión temporal de Andy Rourke debido a sus problemas con las drogas, hasta la consideración del resto de los integrantes de cambiar de discográfica debido a las disputas con Rough Trade Records. Como diría el propio Morrissey en su autobiografía, probablemente no era nada pero se sentía como el mundo.

Para la primera portada, se utilizó una captura tomada por Jürgen Vollmer de la escena rock ‘n’ roll alemana de los años cincuenta. Para la segunda, se empleó una fotografía de la dramaturga inglesa Shelagh Delaney capturada poco después de su debut literario.

Comenzando 1987, se editarían otros dos compilatorios de la banda, The World Won’t Listen (Rough Trade) para el mercado europeo y el doble Louder Than Bombs (Sire Records) para el americano, los cuales servían como una continuación de la colección anterior con caras B como London, Unloveable, Asleep y Sweet and Tender Hooligan, a la par de sencillos como Shakespeare’s SisterShoplifters Of The World Unite, Sheila Take a Bow y You Just Haven’t Earned It Yet, Baby. Sin embargo, la demanda por el segundo compilado en Reino Unido era tan grande que Rough Trade Records tuvo que lanzar una edición domestica para llevarle la delantera a las que eran importadas de los Estados Unidos.

Paralelamente a esto, Morrissey, Johnny, Andy y Mike estuvieron trabajando en lo que se convertiría en el último álbum de estudio de The Smiths, producido bajo la asistencia de Stephen Street. Determinados a expandir sus horizontes musicalmente, la agrupación incorpora una instrumentación mucho más dinámica, así como una fuente de influencias muy variada bajo una producción rica en matices que da lugar a temas como A Rush and a Push and The Land Is Ours, Death Of A Disco Dancer, Unhappy Birthday, Paint A Vulgar Picture I Won’t Share You.

Aun así, el cuarteto siguió adelante gracias a la repercusión de sencillos como la dramática Panic -la cual arremetía contra los disc-jokeys– y la exuberante Ask -la cual profundizaba sobre la timidez-, ambas grabadas como un quinteto junto con Craig Gannon en la guitarra rítmica, quien desafortunadamente sería expulsado del grupo para fines de 1986.

Girlfriend In A Coma, I Started Something I Couldn’t Finish, Stop Me If You Think You’ve Heard This One Before y Last Night I Dreamt That Somebody Loved Me fueron los sencillos extraídos del álbum, cuya portada inmortalizaba al actor Richard Davalos en un fotograma de la película East Of Eden.

Strangeways, Here We Come (Rough Trade) supuso el canto de cisne de una carrera musical que se encontraba en un punto de inflexión decisivo cuando el LP fue publicado en septiembre de 1987, momento en el que Johnny Marr -hastiado de la cada vez más deteriorada relación con Morrissey y en busca de nuevos rumbos musicales- abandonara la agrupación, poniéndole así un punto y final al sonido de Los Smiths.

El disco, muy a pesar de haberse lanzado poco después de anunciarse la ruptura oficial de la banda, logró posicionarse muy bien comercialmente al alcanzar el segundo lugar en el UK Album Charts y siendo acogido por la prensa como la obra más realizada de los mancunianos.

Muy a pesar de su efímera trayectoria musical, The Smiths fueron una agrupación que en tan solo cinco años logró capturar un sonido inconfundible dentro del rock británico, el cual, 40 años después, ha servido como influencia directa para muchas bandas a partir de entonces.

Escucha todos los mejores tracks de The Smiths vía Spotify y no olvides dejarnos tus comentarios en la casilla de abajo. 👇


REDACCIÓN: Miguel Quero

Comments

comments

Scroll to top